The Magical CREAR Mascarada

(Español Abajo)


Many people are only familiar with October 31 as being the day on which Halloween is celebrated, but here in Costa Rica it is much more than just “Halloween”. October 31st in Costa Rica is the day we celebrate the “Day of the Costa Rican Mask tradition” or Mascarada for short. Here at CREAR we love to dress up and celebrate whenever we are presented with the opportunity, so we had to go big for the Mascarada.


What is a Mascarada you may ask? The tradition stems back many years into Costa Rican history and has both European and Indigenous roots. Dancers don large masks weighing somewhere between 25 and 65 pounds. Each mask is made of clay and fiberglass and displayed on large metal frames. The metal frames are draped under colorful sheets to create the illusion of giant figures and long sleeves are sewn on to create the illusion of giant swinging arms while they dance. The payasos dance in the street and chase people in attendance in a playful and festive manner.


We began making preparations for the mascarada back in September. Lots of thought went into developing a plan to safely bring a mascarada to Samara. The first CREAR mascarada happened back in 2019 and took on a very different dynamic. Two years ago the community met at the CREAR office, donned their costumes and masks, and took off into the streets blasting music and dancing wherever they felt called to dance. Pandemic concerns are still very real here in Playa Samara, so we decided that instead of bringing everyone together for a mascarada, we would take the mascarada to the different neighborhoods in and around Samara. Lucy spent many hours contacting the payasos (A direct translation of ‘payasos’ would be ‘clowns’ but I’m talking about the people who put on the giant masks and dance), the cimarrona (the percussion and wind band which accompanies the payasos as they dance) as well as the trucks which would drive us around town to bring the party to the people. We prepared hundreds of bags of candy, each one adorned with the CREAR logo, for the kids who came to watch. Finally we had to prepare our own costumes. We started digging through storage to see what sorts of props and costume jewelry we had laying around the office. Lucy lucked out and got a colorful wig. Rekha, our art teacher, got a funny mask. Our English teacher Lucas ended up borrowing a friend’s soccer jersey and putting cardboard in his socks to turn himself into a soccer player.


We contacted Payasos Santa Cecilia AG about bringing their payasos to Samara and they agreed excitedly. The payasos were in place, the trucks were decorated, the band was all tuned up, and at 2:30 the parade took off from CREAR with two trucks full of candy, festivities, and decorations. As we drove to our first destination, the band started playing in the back of the truck, filling the streets with music and drawing even more attention to our procession. Curious drivers and kids on bikes fell in line behind us and began following us throughout town.


We planned a route with five stops. At each stop the payasos and cimarona would get out of the truck and entertain the patrons for three or four songs. Cameras flashed and the sound of joyful cheers from excited kids began to compete with the cimaronna as the show got started. As the music continued and the dancers kept twirling, the CREAR team took advantage of our captive audience and handed out goodie bags filled with candy to the little ones in attendance. We wrapped up our first show in barrio Cantarana after three songs and we loaded everything back in the trucks and took off for our next stop.



As we moved throughout the town more and more people began following us to ask where the next stop would be. By the time we arrived at the centro we had amassed a solid following and people were excited to see the performance. The environment was lively and people were excited to have this cultural event back in Samara. As the payasos danced, brave children would slowly approach to get a closer look at the masks. When the children got too close to the action, the dancers would quickly move towards the group of kids which scattered the frightened – but entertained – youngins. The masked dancers would occasionally bow to the kids and let them get a closer look at the mask. Some kids were left amazed by the bright colors and lively, detailed features; younger children were terrified of the unknown foreign figures and broke into tears or hid behind their parents.


The tour came to a triumphant close in El Torito. As our trucks crossed the bridge into the neighborhood we saw a large crowd of people ready for masks and dancing – or so I thought. As we got closer I actually noticed that there was a soccer game taking place at the same time which seemed to be the reason why most people were already there. But the soccer match only added to our performance. When the music started and the payasos began to twirl, the soccer players actually paused their competition to watch our spectacle. CREAR students, excited to see their teachers outside of the normal setting, ran up and greeted us and danced alongside the payasos. Overall, the Mascarada was a great success. Lots of preparation went into making the Mascarada possible. I would be remiss if I did not give thanks to Lucy, our programs manager, who did a ton of work to make sure everything went smoothly. I would also like to thank our three volunteers from Berlin: Feline, Svenja, and Lucie who made incredible decorations for the trucks and helped to put together the goodie bags for the kids.


(Español)


Mucha gente solo está familiarizada con el 31 de Octubre como el día de celebración de Halloween, pero aquí en Costa Rica es mucho más que Halloween. El 31 de Octubre en Costa Rica es el día en que celebramos la tradición de la Mascarada Costarricense. Aquí en CREAR nos encanta disfrazarnos y celebrar cada vez que se nos presenta la oportunidad, así que tuvimos que ir a lo grande por la Mascarada.


Pero ¿qué es una mascarada? La tradición se remonta a muchos años atrás en la historia de Costa Rica y tiene raíces tanto europeas como indígenas. Los bailarines se ponen grandes máscaras que pesan entre 25 y 65 libras. Cada máscara está hecha de arcilla y fibra de vidrio y se exhibe en grandes marcos de metal. Estos marcos de metal están cubiertos por sábanas de colores para crear la ilusión de brazos gigantes mientras bailan. Los payasos bailan en la calle y persiguen a los participantes de manera lúdica y festiva.


Comenzamos a hacer los preparativos para la mascarada en el mes de Septiembre. Se pensó mucho en desarrollar un plan para llevar una mascarada a Sámara de manera segura. La primera mascarada de CREAR sucedió en el 2019 siendo esta una dinámica muy diferente. Hace dos años la comunidad se reunió en el espacio de CREAR, se puso sus disfraces y máscaras y salieron a las calles tocando música junto a la banda del Colegio secundaria de Sámara, bailando donde se sintieran llamados a bailar, sumando muchos seguidores a este gran desfile. Las preocupaciones por la pandemia siguen siendo muy reales aquí en Playa Sámara, por lo que decidimos que en lugar de reunir a todos para una mascarada, llevaríamos la mascarada a los pueblos de Playa Sámara. Lucy pasó muchas horas coordinando con Jose uno de los maestros de los payasos de la zona de Santa Cruz. La traducción directa de los payasos, me refiero a la gente que se pone las máscaras gigantes y que bailan sin parar al son de la cimarrona. La cimarrona es la banda de percusión y viento que acompañan a los payasos mientras bailan sin parar, así como durante nuestro recorrido en las carrozas decoradas que armamos junto a las voluntarias de CREAR. Todo esto para llevar la fiesta a la gente de los pueblos. Preparamos cientos de bolsas con dulces, cada una adornada con el logo de CREAR, esto para repartir a niñas y niños así como sus familias que acudieron al llamado de la Mascarada. Finalmente tuvimos que preparar nuestros propios disfraces. Empezamos a buscar en el almacén para ver qué tipo de accesorios y bisutería teníamos en la oficina. Lucy tuvo suerte y consiguió una peluca colorida. Rekha, la profesora de arte, tenía una máscara divertida. Nuestro profesor de inglés Lucas terminó tomando prestada la camiseta de fútbol de un amigo y metiendo cartulina en sus calcetines para convertirse en jugador de fútbol.



Contactamos a Payasos Santa Cecilia AG para traer sus payasos a Sámara, estuvieron de acuerdo con entusiasmo. Los payasos estaban en su lugar, los camiones decorados, la banda afinada ya a las 2:30 de la tarde el desfile despegó de CREAR con dos camionetas llenas de dulces, alegría y decoraciones. Mientras conducimos hacia nuestro primer destino, la banda comenzó a tocar en la parte trasera del camión, llenando las calles de música y atrayendo aún más la atención a nuestra procesión. Conductores curiosos, niñas y niños en bicicleta se alinearon detrás de nosotros y comenzaron a seguirnos por todo el pueblo.


Planeamos una ruta con cinco paradas. En cada parada, los payasos y la cimarrona salían del camión y entretenían a los clientes con tres o cuatro canciones. Las cámaras destellaron y el clamor de la gente alegre y con mucha emoción comenzó a competir con la cimarrona cuando el espectáculo había comenzado. Mientras la música continuaba y los bailarines seguían girando, el equipo de CREAR aprovechó nuestra audiencia cautiva para repartir las bolsas llenas de golosinas a los más pequeños presentes. Terminamos nuestro primer show en el barrio Cantarrana después de tres canciones y cargamos todo en los camiones y despegamos para nuestra próxima parada.



A medida que nos movíamos por el pueblo más y más personas comenzaron a seguirnos para preguntarnos el lugar de la siguiente parada. Para cuando llegamos al centro, habíamos acumulado un gran número de seguidores y la gente estaba emocionada de ver la actuación. El ambiente era animado y la gente estaba emocionada de tener este evento cultural único en Playa Sámara. Mientras los payasos bailaban, niñas y niños valientes se acercaban lentamente para ver más de cerca las máscaras, cuando se acercaban demasiado a los bailarines, estos aumentaban la velocidad de su giro, provocando sustos en la audiencia, dispersando a los jóvenes asustados, pero que al final salían entretenidos. Los bailarines enmascarados ocasionalmente se inclinaban ante la audiencia y les permitía ver más de cerca la máscara. Algunos niños se quedaron asombrados por los colores brillantes y las características animadas y detalladas; los más pequeños estaban aterrorizados por las figuras extranjeras desconocidas y rompían a llorar o se escondían detrás de sus familiares.



La mascarada llegó a un final triunfal en la comunidad de El Torito. Cuando los camiones cruzaron el puente, vimos una gran cantidad de personas preparadas para recibirnos, o bueno eso parecía. A medida que nos acercabamos, me di cuenta de que había un partido de fútbol al mismo tiempo, parecía ser la razón por la que la mayoría de la gente estaba allí. Pero de igual manera fue perfecto ya que garantizó la audiencia que queríamos. Cuando la música empezó y los payasos empezaron a girar, los futbolistas detuvieron su juego para ver el espectáculo. Los estudiantes de CREAR, emocionados de ver a sus maestros fuera del entorno normal, corrieron a saludar y bailaron junto a los payasos. En general la mascarada fue un gran éxito. Se requirió mucha preparación, sería negligente si no le diera las gracias a Lucy, nuestra gestora de programas, que hizo un montón de trabajo para asegurarse de que todo saliera a la perfección. También queremos agradecer enormemente a nuestras voluntarias, a Karina de Niocya y a las voluntarias de Berlín, Feline, Svenja y Lucie; quienes hicieron increíbles decoraciones para los camiones y ayudaron a armar las bolsas de golosinas para niñas y niños.


La segunda Mascarada de CREAR, una fusión de la cultura tradicional local y las costumbres internacionales, destacó cuán verdaderamente de clase mundial y multicultural puede ser nuestro pueblo rural costero. Considere la posibilidad de permitirnos continuar brindando estas experiencias únicas a nuestra comunidad local, a través de un regalo para nuestra campaña actual de recaudación de fondos.



By Lucas C. Mozingo and Lucía Mahlich Barreto



FEATURED POSTS
RECENT POSTS